Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Impacto del COVID-19 en la salud mental del personal de salud

Desde que inició la pandemia por covid-19, los profesionales de salud han conformado nuestra primera línea de defensa, batallando día a día no solo contra ese enemigo invisible llamado SARS-CoV-2 sino que, además se enfrentan a una enorme presión de trabajo que se caracteriza por el estar expuestos a un alto riesgo de sufrir infección, jornadas de trabajo extenuantes, sentir frustración ante situaciones complejas y tener pérdida del contacto familiar; como consecuencia ésta situación está generando problemas de salud mental, lo cual puede conllevar a efectos negativos en la calidad de vida de los profesionales sanitarios.

Salud mental del personal de salud durante la pandemia Covid-19

  • En el Canadá, el 47% de los trabajadores sanitarios indicaron que necesitaban apoyo psicológico.
  • En la República popular China, los trabajadores sanitarios informaron de niveles elevados de depresión (50%), ansiedad (45%) e insomnio (34%).
  • En el Pakistán, numerosos trabajadores sanitarios señalaron que sufrían una angustia psicológica moderada (42%) o grave (26%).
 

Síntomas clínicos entre trabajadores de salud

La sintomatología que con más frecuencia ha aparecido en los profesionales de diferentes países afectados son:

  • Ansiedad, es un síntoma común causado por la preocupación de la salud de uno mismo, al estar expuestos durante largas jornadas laborales brindando asistencia clínica a los pacientes positivos a covid-19; además la preocupación e intranquilidad por el riesgo a infección que pudiese comprometer la salud de los familiares, amigos, colegas y comunidad en general; como también la incertidumbre sobre la manera en cómo se desarrollarán los eventos en el futuro.
  • Estrés, causado por la atención exclusiva a pacientes infectados por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), los estrictos requerimientos de bioseguridad, la incomodidad del equipo de protección personal, el aislamiento en áreas específicas para la atención de pacientes covid-19, la carencia de equipos médicos suficientes, la necesidad de mantenerse en hipervigilancia para no contagiarse, la carga de trabajo, así como sensación de injusticia en torno a la repartición de trabajo y conflictos al interior de los servicios.
  • Depresión, causado por el miedo a perder el control, agotamiento físico, inhabilidad de trabajar por tener condiciones médicas crónicas, deterioro de la salud, muerte de familiares, amigos y colegas, pérdida del agrado por las actividades que habitualmente se desarrollan, sentirse inútil, así como la pérdida o cuestionamiento de los valores y creencias; la depresión tiene mayor prevalencia en el sexo femenino, puede afectar negativamente en el desempeño laboral, actividades rutinarias y conllevar al suicidio.
  • Insomnio, como respuesta al estrés de los trabajadores sanitarios aparecen trastornos del sueño, tales como dificultad para conciliar el sueño, mantener el sueño sin interrupciones o despertarse muy pronto con la incapacidad de volver a dormir, lo que conduce a una insatisfacción con la calidad y cantidad de horas de sueño; el insomnio impide el descanso y el sueño reparador para laborar en óptimas condiciones.

Recomendaciones para preservar la salud mental del personal de salud

  • Asegúrate de mantener una alimentación saludable y balanceada, esto permitirá que adquieras los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.
  • Debes llevar a cabo pausas activas saludables, que se caracterizan por la realización de ejercicios de estiramiento, respiración, técnicas de relajación y dinámicas de activación grupales, lo cual contribuye de manera significativa al mantenimiento de la salud física y mental.
  • Realiza descansos saludables, debes tener en claro que no eres un robot y que sufres agotamiento por la excesiva demanda de tu labor, por lo tanto, permítete hacer algo que sea divertido, reconfortante y relajante.
  • Debes poner en práctica y mantener las estrategias de afrontamiento habituales, así como identificar y adoptar métodos de respuesta adecuada ante el estrés.
  • Retoma y consolida el contacto con la familia y amigos, este apoyo mutuo emocional es necesario para recuperar la fortaleza mental, asimismo estrechar el vínculo con los seres queridos nos da el soporte para conectarnos nuevamente con el trabajo.
  • Promover el compañerismo, mantén la comunicación con los colegas, pero no solo para hablar de trabajo sino también para expresar tus sentimientos y emociones, no dudes en brindar y recibir apoyo.
  • Evita hábitos insaludables que pongan en riesgo tu salud física, mental y social, tales como el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco u otro tipo de sustancias nocivas.